logo
Guía Repsol - Inicio

Compartir

{{title}}
{{buttonText}}
Terraza de 'Golfo Norte', en Barrika (Bizkaia)

Cuatro terrazas con vistas al mar en Bizkaia

Cuando caliente el sol, aquí en Bizkaia

22/07/2024 –

Actualizado: 01/07/2024

Fotografía: David Herranz

'Fangaloka', 'El Peñón', 'Solito' y 'Golfo Norte' forman un póker de cuatro terrazas con vistas al mar y alineadas en cinco kilómetros donde la juventud vizcaína, y gente bien talludita, se reúne a ligar bronce, escuchar buena música, comer y contemplar el Cantábrico.

Me encanta el verano en Euskadi, es mi día favorito del año... La gracieta va perdiendo vigencia según avanza el cambio climático y, aunque el País Vasco no viva una eterna primavera, ni mucho menos, la población vizcaína cuenta con no pocos refugios donde dejar pasar la vida esos días que aprieta el calor. Concretamente, la unión de las comarcas de Uribe y Gran Bilbao en sus tramos costeros ofrece una seductora alineación de terrazas que ofrecen servicios de bar, restaurante y escaparate a quienes quieran algo más que dejarse ver y admirar el mar y la puesta de sol. Sus nombres: 'Fangaloka', 'El Peñón', 'Golfo Norte' y 'Solito', los tres primeros galardonados con el Solete de Guía Repsol.

Playa de Gorrondatxe (Getxo)
Playa de Gorrondatxe, en Azkorri (Getxo).

La oferta musical juega también un papel destacado en buena parte de esos establecimientos que cubren una franja de cinco kilómetros en plena naturaleza, a un paso de diferentes playas o literalmente suspendidos sobre ellas. Aunque acudas en coche, dar un paseo por la cresta de los acantilados es únicamente otro atractivo más en un área donde abunda la oferta de deportes acuáticos y aéreos. Así han logrado seducir a una amplia clientela de distinta edad, condición social, posibilidades económicas y procedencia.

1.- Fangaloka (Getxo)

Si te diriges a ella desde Bilbao, nuestra ruta comienza en 'Fangaloka', un espacio de ocio, relax, deporte, gastronomía y cultura localizado en Azkorri (Getxo), a un paso de la playa de Gorrondatxe. Concretamente, la intención de Pablo Holguera y sus socios fue plasmar allí, sobre el flysch, un concepto que refleja “el estilo de vida de la costa de Bizkaia”. Éste abarcaría lo mismo la posibilidad de comer un pollo asado en familia o con los amigos, que la de practicar parapente y surf, paddlesurf o big sup en aguas del Cantábrico.

Entrada de Fangaloka, terraza en Getxo
Una oferta gastronómica, sin renunciar a las costumbres populares de Bizkaia.

“Las vistas al mar y el hecho de contar con más de 10.000 metros cuadrados con diferentes ambientes y conceptos son factores clave. El que sea un entorno controlado para los más pequeños y el disponer de un gran parking privado lo hace también atractivo para el público familiar”, señala el emprendedor, como claves adicionales de su éxito, al tiempo que señala que una semana antes se celebró un campeonato de skate en sus instalaciones.

Platos de Fangaloka
Algunas de las propuestas de la cocina de 'Fangaloka'.

Pocos días después, la misma rampa de patinaje haría las veces de escenario en un concierto de Smile. Y anteriormente aquí han tocado Los Brazos, Basurita, Wax & Boogie, Spirit Award... “Podrás escuchar de todo, pero el rock a un volumen controlado, en función del día y del momento, marca el carácter de 'Fangaloka'. Nos gusta la buena música y, aunque muchos no se den cuenta, sabemos que es un filtro importante”, sentencia Pablo.

Pista de 'skate' de Fangaloka
En las instalaciones se celebran campeonatos de 'skate'.

Por otra parte, su intención siempre ha sido armar una oferta gastronómica ceñida a una buena relación calidad precio sin renunciar a las costumbres populares del lugar que ocupa. De hecho, la mayor demanda la asimila su vertiente ‘cervecera’, el placer informal y asequible de comer al aire libre los referidos pollos asados, ensaladas, pimientos del país, morcilla y chorizo a la sidra. Costumbrismo vizcaíno, regado con jarras de cerveza fría, que en 'Fangaloka' convive con una propuesta de parrilla que permite darse un capricho con lubinas, rapes y rodaballos a la brasa.

El rock marca el carácter de este local.
El rock marca el carácter de este local.
Terraza de Fangaloka (Getxo)
Más de 10.000 metros cuadrados con diferentes ambientes.

El begihaundi a la parrilla y las putxeras de alubias, en temporada, figuran también entre los platos predilectos de un negocio que comenzó su expansión, módulo a módulo, en junio de 2017 y cuenta incluso con agencia de viajes. Su especialidad, fomentar el turismo de esquí con viajes a Pirineos, Alpes o Canadá.

2.- Solito (Sopela)

A dos kilómetros y medio de 'Fangaloka' se encuentra 'Solito', el bar restaurante que desde julio de 2023 ocupa él solo la privilegiada plataforma (500 metros cuadrados) que antaño se repartían 'Sunset', 'El Sitio' y 'La Bocatería'. Sobre el tejado se despliega una espectacular terraza con vistas al mar y a los atardeceres de Sopela.

Fachada del bar-restaurante Solito en Sopela
En breve aquí también se organizarán talleres de yoga y pilates.

Suficiente motivo para desplazarse hasta allí, pensarás. Y no te faltará razón, pero Felipe Pinzón, responsable del beach restaurant, se ha preocupado también de concebir “una variada oferta gastronómica de calidad, diseñada para todos los paladares y bolsillos, con precios realmente competitivos. Rica comida casera, pero de actualidad”. Este ánimo se traduce en una carta sencilla y viajera que concede protagonismo a hummus, guacamole, ceviches, sashimis, tatakis, gyozas y más preparaciones exóticas como el pad thai.

Terraza del 'Solito' en Sopela (Bizkaia)
Una espectacular terraza de 500 metros cuadrados.

Esos platos y productos a la brasa (pulpo, salmón, calamar, entrecot y solomillo de vaca) puede uno comerlos bajo la referida azotea o en el comedor de la planta baja. Y tanto en la zona de barra como en el piso superior te puedes entregar al noble arte del picoteo si pides patatas bravas, croquetas de jamón o pollo frito.

Katsu curre de 'Solito'
'Katsu' curry, pollo rebozado crujiente con arroz y salsa de curry japonés.
Gyozas de langostinos y verduras de 'Solito'
Gyozas de langostinos y verduras con salsa de soja dulce y mayonesa asiática.

La armonía la pones tú, con buena compañía y sorbos de cerveza, vino y cócteles variados. ¿Y la música? “Nos encanta el rock”. Si es así, buena banda sonora para los hits comestibles de la casa, para la ensalada de burrata, el pad thai y la ensaladilla rusa cremosa con bonito del norte. “Aunque entre los platos más demandados están las hamburguesas, que están elaboradas con carne de primera calidad y están buenísimas. Y tampoco podemos olvidar la tarta de queso que, aunque está mal que seamos nosotros quienes lo digamos, es muy top”, recomienda Felipe.

Surfista en la playa de Atxabiribil (Bizakai)
La playa de Atxabiribil, un paraíso para los surfistas.

Pronto hará lo propio con talleres de yoga o pilates. “¿Te imaginas disfrutar de una relajante clase y culminar la mañana con un buen brunch? ¡Tenemos que aprovechar el enorme privilegio que nos confiere tener esta maravillosa terraza!”. No le falta razón a él tampoco.

SOLITO - Atxabiribil Hiribidea, 71. Sopela. Tel: 944 329 455

3.- El Peñón (Sopela)

El sol se pone justo delante de 'El Peñón', allí, la línea del horizonte y el mar engullen el astro rey para solaz de cuantos ocupan el concurrido graderío y las mesas de este refugio hostelero puesto en marcha por Aitor Arketa, Manuel Gabancho y Miguel Cabada en junio de 1998. Apenas 100 metros le separan de 'Solito', pero 'El Peñón' tiene la ventaja de estar suspendido sobre la playa de Atxabiribil, de ser la mejor atalaya de ese arenal al que acuden decenas de surfistas aunque pinten bastos en cuestión meteorológica.

Chiringuito El Peñón
'El Peñón' está suspendido sobre la playa de Atxabiribil.

Uno se queda obnubilado observando lo mismo el anochecer que la bravura del océano Atlántico. ¡Incluso la lluvia del norte y sus temporales son más bellos protegido por sus ventanales! “La localización es indiscutiblemente el mayor atractivo, pero la comida es muy importante, ya que del mero hecho de la ubicación no puedes vivir”, reconoce Manuel antes de concretar un poco más la estructura de esa oferta gastronómica.

Terraza de El Peñón frente a la playa de Sopela
En verano se organizan fiestas de tardeo 'sunset time' con djs en directo.

“Es amplia en cuestión de bebidas (cócteles, vinos, combinados...) y mientras en la parte del bar tienes comida de picoteo (sí o sí tienes que comerte unos tacos de cochinita), en el restaurante la propuesta es ya elaborada y de temporada”, distingue mientras propone comer un besugo en su terraza frente a ”los atardeceres más bonitos de la costa de Bizkaia”. ¿Quiénes se apuntan a ese plan? “En verano mucho extranjero y a lo largo del año clientela con cierto poder adquisitivo, ya que ciertamente nuestros precios son más elevados que los de nuestro alrededor”, confiesa el empresario, amigo de todo tipo de música (chill out, pop, rock…), “salvo reguetón y cosas así”.

Playa de Atxabiribil (Sopela, Bizkaia).
El 'flysch' es otro de los encantos que atrae a muchos turistas a esta costa vizcaína.

Por otra parte, 'El Peñón' acoge fiestas privadas, eventos de empresa e incluso bodas. Y en verano organiza “fiestas de tardeo sunset time” con djs en directo en su terraza principal. La guinda perfecta para las muchas personas que, por ejemplo, acuden a la zona a lanzarse en parapente, recibir clases de surf o hacer trekking en esos acantilados dibujados por el flysch.

4.- Golfo Norte (Barrika)

Plantarse en el 'Golfo Norte' exige otro desplazamiento de apenas tres kilómetros. La recompensa es disfrutar de una gran terraza con vistas, de un remanso de paz donde se agolpan las mesas y sillas con la única protección que brindan apenas tres palmeras. En ese disputado mobiliario se reparte una parroquia ciertamente heterogénea, y es que se trata de “un negocio talla única, sienta bien a todos los públicos”.

Puesto de comidas de la terraza Golfo Norte
En la carta destacan los 'fingers food', ensaladas y hamburguesas.

Quien habla es David Ruiz, responsable de un proyecto que echó a andar el ya lejano 16 de julio de 1993. “Nuestro reclamo, aparte de las vistas y las puestas de sol, son la buena música, el buen ambiente y los conciertos en directo que organizamos todos los sábados desde hace 30 años. Actuaciones enfocadas al pop, al folk, al rhythm & blues, al rock & roll… Lo dicho, ¡a la buena música!”, enfatiza el propietario.

Clientas de Golfo Norte (Barrika)
Un negocio 'talla única': "sienta bien a todos los públicos".
Terraza del Golfo Norte
Tres palmeras brindan cobijo a esta terraza.

Y, claro, a lograr una “buena atmósfera” también influye una cocina casi non stop (“solo cerramos de cinco a seis de la tarde para limpieza y otros quehaceres”) que despacha pizzas, platillos tex-mex, hamburguesas, bocadillos, sándwiches, ensaladas y raciones de fritos. ¿Qué pedimos, David? “Yo os recomendaría una ensalada de burrata, un sándwich de salmón o de pastrami y, por supuesto, nuestra hamburguesa de Idiazabal km 0”.

Exterior del chiringuito Golfo Norte
Frente al establecimiento se extienden un amplio parking, matorrales costeros y una zona verde de esparcimiento.

La comida vegana cuenta también con un apartado específico y frente al establecimiento se extienden un amplio parking, matorrales costeros, una zona verde de esparcimiento y las empinadas escaleras que conducen a la playa de Barrika. Queda cerca Crusoe Treasure, la bodega submarina de Plentzia, y hay incluso quien alquila un velero para contemplar desde el mar todo lo referido, playas, calas, acantilados, surfistas, vegetación, tesoros geológicos que se remontan al periodo Cretácico y terrazas únicas.

Te puede interesar