{{title}}
{{buttonText}}
alt
Vive la Gala de los Soles 2024
Ver Gala
Porís de Candelaria apertura

Qué ver en Porís de Candelaria (Tijarafe, La Palma)

El idílico pueblo que vive en una cueva volcánica

04/09/2023 –

Actualizado: 01/09/2023

Una sinuosa carretera desde Tijarafe, en La Palma, lleva a uno de los destinos con más encanto de toda la Isla Bonita: Porís de Candelaria, un minúsculo pueblo pesquero cobijado entre rocas volcánicas y un mar cuyas aguas cristalinas prometen un baño inolvidable.  (Foto de apertura: Paul Sauerland)

Compartir

El esplendor que desprende la imagen desde el Atlántico pudiera hacer pensar que se está navegando por el reino de los sueños en lugar de la más tangible realidad. Sin embargo, ahí está, enclavado en las características cuevas volcánicas de la costa palmera y sobre las más azules aguas que llenan sus piscinas naturales, Porís de Candelaria se yergue como la encarnación de los pueblos pesqueros proyectados por la literatura náutica.

Poris de Candelaria. La Palma
Un idílico pueblo que triunfa en redes sociales. Foto: Flickr / Andreas Swierzy

Este pequeño núcleo de casas, insertas y adosadas a la pared basáltica de la gruta, se ha convertido en uno de los destinos imprescindibles para quienes visitan el oeste de La Palma. Su idílica estética pesquera, protagonizada por los blancos y azules de las viciendas y la estampa de los lugareños echando el día acompañados de sus cañas, es una de las imágenes más buscadas para triunfar en redes sociales.

Porís de Candelaria casas sobre roca
Las casas están construidas directamente sobre la pared volcánica. Foto: Flickr/Francisco Ovies

No es para menos, aquí se conjuga la personalidad inalterada de quienes llevan décadas frecuentando este lugar ajenos a las modas con una de las mejores panorámicas del océano de la isla. El origen de Porís de Candelaria como lugar de residencia hay que buscarlo en la mejora que los pescadores llevaron a cabo de los chamizos en los que guardaban sus aperos, ya que este siempre ha sido un lugar en el que las embarcaciones encontraban una suerte de puerto natural. De hecho, el propio nombre del pueblo viene de proís, cuyo significado alude a la piedra en la que se amarran los barcos en tierra, y ya existen referencias documentadas del lugar en 1588 como puerto de mercancías y el punto desde el que partían quienes se enrolaban en alguna tripulación rumbo a América.

Porís de Candelaria piscina natural
El Atlántico penetra en la piscina natural que refresca a vecinos y turistas. Foto: Flick/YepYep

La virgen que no se quiso mover

Su apellido, de Candelaria, hace referencia a la virgen homónima, cuya imagen viajaba en un navío portugués que atracó en este rincón de la Isla Bonita debido a un fuerte temporal. La historia cuenta que nada más posar los marinos en tierra a la Virgen de la Candelaria, procurando que sufriera el menor daño posible a causa de la tempestad, la lluvia y los vientos cesaron de inmediato, un hecho que les animó a volver a tomar su rumbo aunque, al tiempo que trataban de levantar la imagen para devolverla a la nave, la tormenta recobraba su fuerza. Tras varios intentos fallidos, los tripulantes decidieron dejar allí a la Candelaria en vista de sus preferencias. A pesar de que la imagen ya no se encuentra en este puerto, ya que fue reubicada en una cueva de Tijarafe para su veneración y se la convirtió en patrona de la localidad.

Poris de Candelaria, cave village on Coastline and Atlantic Ocean near Tazacorte on west coast of La Palma, Canary Islands
Sus aguas cristalinas la convierten en uno de los mejores spots para practicar snorkel de toda la isla. Foto: Agefotostock

Además de la imagen de postal y una buena dosis de leyenda acorde al aura mágica que envuelve el entorno, la piscina natural que se genera al abrigo de la cueva, conocida como Charco Redondo, es otro de los grandes reclamos para los turistas. Aguas frescas y cristalinas llenan con las mareas el charco para el disfrute de los vecinos y quienes deciden dejarse caer por aquí. Es además uno de los mejores spots para practicar snorkel de toda la isla, donde observar estrellas de mar, anémonas o caracolas a poca profundidad. Eso sí, al carecer de socorrista se recomienda valorar las condiciones del mar, pues aquí es habitual que el Atlántico pueda ejercer fuertes corrientes o mar de fondo.

Porís de Candelaria señor sentado
Aquí se respira la identidad pesquera que siempre ha caracterizado la comarca. Foto: Flickr/YepYep

A pesar de que el acceso a Porís de Candelaria no es el más sencillo, se puede llegar hasta aquí en coche partiendo de Tijarafe en dirección al mar. La carretera que lleva hasta el poblado está repleta de curvas de infarto y cuenta con un nivel de pendiente considerable, así que hay que conducir con precaución hasta llegar al aparcamiento situado a unos cinco minutos a pie de las casas. También existe una ruta senderista circular de unos 10 kilómetros de longitud (el sendero de La Palma PR LP 12.2) que llega hasta Porís.

Si se tiene oportunidad, la mejor forma de llegar hasta aquí es hacerlo como se sugiere al comienzo: por mar. Hay empresas que ofrecen esta excursión en barco en el puerto de Tazacorte, desde dónde ir descubriendo todo el perfil rocoso de la isla hasta llegar a la idílica imagen del pueblo pesquero y, si tienes suerte, poder quedarte embelesado con los habituales avistamientos de cetáceos de esta zona de las Islas Canarias.

Te puede interesar