{{title}}
{{buttonText}}
alt
Vive la Gala de los Soles 2024
Ver Gala
Croma by Flash Barcelona

Restaurante ‘Croma by Flash’ (Barcelona)

Las tortillas de diseño que triunfan en la Diagonal

28/02/2024 –

Actualizado: 29/11/2023

Fotografía: Alejandro Moneo

Tortilla Catalana con escalibada y anchoas-, tortilla Mallorquina -con sobrasada y queso-, la Negra -de cebolla en su tinta-, una dedicada al chef Juan Mari Arzak -con patata, cebolla, tomate y atún-… Y así hasta 20 variedades. En el restaurante ‘Croma by Flash’ todas las tortillas están hechas al momento y bajo demanda. Pero también puedes comer otras cosas: arroces, pastas y producto fresco de temporada con la manipulación justa para hacerlo brillar. Es el hermano pequeño del icónico ‘Flash Flash’ (Solete Guía Repsol), abierto hace más de 50 años en la zona alta de Barcelona, pero viene apuntando alto y se ha hecho ya un hueco propio. Cerca del legado del tándem Pomés-Milá, pero lejos de la copia.

Compartir

No siempre opera el dicho de que “segundas partes no son buenas”. Máxime si la primera es todo un icono que hace válido ese adjetivo que llamamos marca Barcelona. ‘Croma By Flash’ (Avinguda Diagonal, 640) abrió hace tres años y nació no queriendo ser una réplica de la mítica tortillería del 25 de la calle Granada del Penedés, su innovador hermano mayor cuajado en los años 70 del pasado siglo.

Croma by Flash Barcelona
Una caña bien tirada en la barra para acompañar tortillas y mucho más.

Alfonso Milá y Leopoldo Pomés, el arquitecto del anillo olímpico y el célebre fotógrafo, habían unido fuerzas en un proyecto muy moderno adelantado a su tiempo. Entonces abrir un negocio -hablamos de antes de que la democracia se instaurara en España- era una cosa muy diferente. Así que para el arquitecto Iván Pomés y la coral de socios que le acompañan en el proyecto -también la familia Milà y Pomés- encontrar el punto justo de nostalgia, de referencia e inspiración, pero hacerlo desde el respeto, la búsqueda de una identidad propia y el esfuerzo por reinterpretar el ayer en el hoy, era todo un reto. Y lo han conseguido.

Un escaparate a la Diagonal

‘Croma by Flash’ es un precioso escaparate vidriado de 200 metros cuadrados al pie de la Diagonal (L’Illa) que mira a la calle. Con un interiorismo de geometría meticulosa que sigue las líneas maestras de aquel celebrado diseño proyectado por Llamazares Pomés Arquitectura -rompedor entonces-, pero que da lugar a un espacio mucho más versátil.

Croma by Flash Barcelona
Cada tortilla se elabora al momento bajo la elección del cliente.

Materiales con acabado brillante: vidrios, laminados, acero inoxidable, maderas lacadas o barnizadas. Todo con esa pátina brillante de los vinilos tan de moda en los 70. Pero aquí el color de su nombre -Croma, también por la técnica cinematográfica- se abre paso; el blanco en mobiliario y algunas paredes, la escala de grises -que entra en juego en este local-, el negro de las siluetas estampadas en ellas y el amarillo yema -el color del carrete de fotos Kodak- en espacios agrupados y zonas medias entre mesas a distintos niveles.

Croma by Flash Barcelona
Las 20 variedades de tortilla son las estrellas de la carta de 'Croma by Flash'.

Pero como muchos locales, ‘Croma’ tenía sus retos. “La altura del techo era desproporcionada”, recuerda Pomés, autor del interiorismo, “porque la premisa era utilizar la misma imagen de la icónica fotógrafa que diseñó mi padre a escala natural y que es, en realidad, mi madre”. Y eso fue un gran reto, asegura. “Queríamos un espacio acogedor, así que tomamos una decisión valiente: crear lucernarios, siete prismas que crean siete subzonas, generar riqueza de espacios que iluminan y despiertan; la parte mágica del proyecto. La imagen icónica se proyecta con una repetición caleidoscópica. Un 3D de la figura del 'Flash'; de la fotografía al cine”.

Croma by Flash Barcelona
La amabilidad del equipo es uno de los fuertes de 'Croma by Flash'.

Dentro de este baile geométrico, la barra articula los tres comedores interiores a diferente altura para que todo esté conectado, pero con su privacidad. Pese al uso de la icónica imagen pop -la fotógrafa que con su flash también ilumina el local-, el resultado es un restaurante nuevo y totalmente diferente. La iluminación, de Anoche Lighting Design, que juega con el espacio y la carpintería, de Creabit Fusteria, era muy importante para crear un ambiente acogedor pero chic y sofisticado. “Un ‘Flash Flash’ del siglo XXI”, resume Pomés, “en la ubicación perfecta. Suficientemente lejos del ‘Flash Flash’, en una zona de oficinas y ocio con una terraza -suficientemente apartada del ajetreo rodado-, que es otro de los reclamos”. ‘Croma’ mantiene la esencia Milà-Pomés pensándola desde el presente.

Croma by Flash Barcelona
La geometría y las imágenes empleadas en el interiorismo han conseguido un espacio acogedor.

Una de tortilla, por favor

Evidentemente, la tortilla es uno de los best seller de la casa y no hay ninguna intención en que eso cambie. Ahora bien, de las 50 tortillas de ‘Flash Flash’ aquí pasamos a unas 20 variedades. “Es apasionante inventarse tortillas nuevas”, bromea el empresario. “Cualquier mezcla buena al final funciona como tortilla. La tortilla tiene esta cosa fantástica de aprovechar los restos. Me encantan esas tortillas de… ¡lo que tengas por la nevera del día anterior”.

Croma by Flash Barcelona
Los platos llegan a la mesa de tres en tres, como toda la vida.

Un ejemplo de tortilla como cocina de 0 waste sería una dedicada al pollo tikka masala u otras patatas bravas, ambas presentes actualmente en su carta. Un vistazo rápido a la carta pone de relieve que este apartado tortillero es uno de los más atractivos. Están ahí otra veintena de creaciones para todos los gustos, algunas que incluso podría antojarse rocambolescas. La Lusitana -de bacalao y ajos tiernos-, la Mallorquina -de sobrasada y queso- o la siempre impertérrita Leopoldo Pomés -de pan de payés con tomate- e incluso una De los niñ@os listos –de bacón y trufa-. Entre las favoritas del empresario, la panettiere con mozzarella, tomate frito, orégano y trocitos de pan frito.

Croma by Flash Barcelona
Cuando es temporada, las alcachofas en flor con jamón ibérico son un 'must'.

De la cocina, situada discretamente en la parte trasera de la barra, emergen un sinfín de platos que los camareros llevan de tres en tres sobre las manos y el antebrazo -a la vieja usanza-. Uno de los pilares de este negocio, en apariencia informal, es justo ese servicio que, por ser cercano, no pierde un ápice de profesionalidad. “La tortilla Mallorquina es una de las más repetidas porque es contundente, pero, a la vez, es suave”, señala Gabriel Ruiz, uno de los camareros a una indecisa pareja que quiere probar los hits de la casa. Su silueta, entre el tono ambarino de la estancia, se recorta sobre el cristal para los transeúntes: una escena dispuesta para ser vista desde la calle.

Restaurante Croma by Flash ensaladilla
La calidad de productos como tomates y langostinos es muy notable.

La temporada marca la carta

No hay que perderse platos de temporada como las alcachofas confitadas con jamón ibérico, abiertas en flor, las setas de temporada con gambas u otras elaboraciones que se pueden degustar según mercado. “En muchas ocasiones tenemos pescados enteros que trabajamos para grupos, por ejemplo, entre ellos los rodaballos o los sargos, que están en plena temporada”, detalla Yolanda Sánchez, la segunda encargada del local.

Croma by Flash Barcelona
Los pescados enteros se trabajan en 'Croma by Flash' para grupos.

Entre el apartado de pastas, los spaguettis Alfonso Milà, con su receta propia (tomate confitado muy reducido y albahaca ligeramente picante), son un justo homenaje a otro de los restaurantes de la familia: ‘Il Giardinetto’ (Premio FAD 2013/2014). La hamburguesa Flash Clásica -con toque de alcaparras, al plato y acompañada de finas patatas cortadas a mano con los extremos de piel churrascados por el paso del aceite- hace lo propio con la casa madre. Y es que Pomés se crió entre el ‘Flash Flash’ y ‘Il Giardinetto’, así que era imposible no tener presentes a estos dos locales también en su carta. “Algo sabemos y hemos aprendido todos estos años”, sonríe.

Restaurante Croma by Flash spagetis
Los 'spaguettis Alfonso Milà', con tomate confitado reducido y albahaca.
Restaurante Croma by Flash hamburguesa
La 'hamburguesa Flash Clásica'.

De hecho, el arquitecto pudo compartir con su padre en vida el proyecto y le vio ilusionado por ver crecer a esta familia de pequeños restaurantes con tanto carácter. “Abrir ‘Croma’ justo en el cincuentenario de ‘Flash Flash’ fue una coincidencia maravillosa. Mi padre estaría súper orgulloso de que aquella idea tan bonita que tuvieron dos parejas de amigos”, recuerda Iván Pomés, “la retomase la siguiente generación montando un local como este”.

Croma by Flash Barcelona
Los postres resultan tan suculentos como los platos salados.

Alguien diría que lo respetaban tanto que no lo quisieron clonar. Abierto una semana antes de la pandemia (octubre de 2020), ese complicado momento les permitió generar su identidad “poco a poco” y asentar una fórmula que ha convencido. Tres años después, el “nuevo” ‘Flash’ sigue la senda de digno discípulo con una clientela fiel y propia que ha crecido un 20 % entre ejecutivos intersemanales que hacen un receso en su jornada y familias que vienen el fin de semana. Nunca es tarde para soñar y ampliarse.

‘CROMA BY FLASH’ - Avinguda Diagonal, 640. Barcelona. Tel. 663 96 42 61.

Restaurante Croma by Flash puerta y nombre
'Croma by Flash' ha creado una identidad propia al margen de la casa madre.

Te puede interesar