{{title}}
{{buttonText}}
alt
Vive la Gala de los Soles 2024
Ver Gala
Pollença, recientemente proclamado como uno de los pueblos más bonitos de España.

Ciudades y pueblos bonitos de Mallorca (Islas Baleares)

Un recorrido isleño entre calas y castillos

11/08/2023 –

Actualizado: 14/07/2023

Las varias vidas que han experimentado las ciudades y pueblos con encanto de Mallorca han desembocado en una conjunción en la que la historia se da la mano con el entorno natural. Calas en las que desembarcaban piratas y ahora turistas para broncearse; castillos y atalayas que ahora son hoteles o edificios públicos; platos campestres elevados a la categoría de delicatessen... Aquí se detallan algunos de esos lugares en los que la esencia de la isla se mantiene intacta, al menos para quien quiere interpretarla.

Compartir

1. Palma de Mallorca

A Palma de Mallorca le sobran los argumentos para ser una referencia del turismo a nivel europeo. Un clima excepcional durante gran parte del año, cultura a raudales en una de las ciudades con más historia del país y una oferta gastronómica para todos forman un conjunto irresistible para un verano de ensueño. Las opciones parecen inacabables…

Suele estar muy concurrida por los palmesanos, al ser la playa más próxima al centro. C’an Pere Antoni es la mejor opción para disfrutar de las espléndidas vistas a la bahía de Palma. acercándonos a ella con una tranquila caminata por el paseo marítimo o haciendo uso del carril bici, que se extiende entre Porto Pi y Ciutat Jardí, que han permanecido semivacíos durante la cuarentena.

Palma de Mallorca conjuga todos los atractivos para un a escapada de 10. Foto: Javier Fernández Ortega

Pasear y contemplar edificios icónicos como la La Seu, que continúa ampliando su patrimonio desde el siglo XIV, la Lonja gótica, el Palacio Real de la Almudaina o llegar hasta el castillo de Bellver; dedicar un día a degustar los restaurantes y terrazas que pueblan el centro de la ciudad, con propuestas económicas de cocina de autor, o visitar algunos de los museos más interesantes del archipiélago como el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo Es Baluard o la Fundación Pilar y Joan Miró. Como apunte para una jornada inolvidable, es conveniente acercarse hasta el barrio de Portitxol para contemplar una de las puestas de sol más bonitas de toda la isla.

J. Fernández Ortega / Guia Repsol

Las terrazas son uno de los símbolos del Paseo del Born. Foto: Javier Fernández Ortega

2. Santanyí

El litoral de Santanyí es uno de los más codiciados de Mallorca para disfrutar de una jornada de sol y playa. Aquí se distribuyen varias calas donde las aguas turquesas y limpias son una constante, como poder realizar el mejor selfie del verano durante tu estancia en la isla.

Playas de Santanyí (Mallorca): Cala Gran

Aquí se sitúan algunas de las mejores calas de la isla. Foto: Javier Fernández Ortega

Las hay para todos los gustos: de arena fina o rocas; en las que puedes andar decenas de metros sin que el agua suba de la cintura o con profundidad a escasos pasos de la playa; abiertas al Mediterráneo o circundadas por rocas… Lo que es común a todas ellas es la recomendación de levantarse temprano para poder hacerte con un hueco en el arenal, ya que su popularidad en redes sociales las han convertido en las más codiciadas.

Playas de Santanyí (Mallorca): Cala Esmeralda

No es habitual que estos arenales se masifiquen. Foto: Javier Fernández Ortega

3. Alcúdia

Con la historia que corresponde a la antigua capital de Mallorca, Alcúdia se muestra al mundo como una de las ciudades más antiguas de las Islas Baleares. Por aquí han pasado fenicios, griegos y romanos -de quienes aún se conservan restos del antiguo anfiteatro, el foro o las residencias de cuando a la ciudad se la conocía como Pollentia-, siendo objetivo de ataques de piratas durante siglos hasta la conquista cristiana del territorio. A este periodo corresponde la muralla de la localidad, sin duda uno de los mejores lugares para tener una imagen panorámica del pueblo y su entorno.

Ciudades y pueblos con encnato en Mallorca Alcúdia
Alcúdia es una de las ciudades más antiguas de Mallorca y su antigua capital. Foto: alcudiamallorca.com

Sus playas también son motivo de peregrinaje del turismo mallorquín, contando con varios kilómetros de arenal entre los que destacan la propia playa de Alcúdia y otras como la de Muro, Can Picafort o cala San Vicente. En cuanto a sus virtudes gastronómicas, aquí se ubica uno de los mejores restaurantes de toda la isla: ‘Maca de Castro’ (3 Soles Guía Repsol). La chef mallorquina ejerce de embajadora de los sabores más identificativos del este de Mallorca a través del paladar con platos como la llampuga a la parrilla con pera limonera, la cigala al punto con hierbas y mantequilla de oveja o la raya con espardeñas al laurel y confit. Un despliegue de técnica absoluta y producto de calidad que garantiza conocer el valor gastronómico del territorio.

Maca de Castro acaba en mesa la carbonara de calabaza con queso de yegua.

La cocina de Maca de Castro profundiza en el sabor del este mallroquín. Foto: Sofía Moro

4. Capdepera

En el extremo oriental de la isla se sitúa la icónica localidad de Capdepera, uno de esos tesoros no tan conocidos de las Baleares. Aquí se combinan algunas de las mejores playas de todo Mallorca (cala Rajada, cala Mesquida, Font de sa Cala y Canyamel) con el legado histórico de una zona en permanente alerta por su ubicación estratégica. Prueba de ello son el castillo de Capdepera, construido por orden de Jaume II, o la Torre de Canyamel, de origen musulmán, muestra de que las disputas por el territorio preceisaban de fortificaciones por parte de sus pobladores.

Ciudades y pueblos con encnato en Mallorca Capdepera
La Cala Ratjada de Capdepera es uno de los rincones más populares para los turistas del municipio. Foto: Agefotostock

Hoy en día y con el pueblo como uno de los destinos turísticos más solicitados de la isla, lo cierto es que caminar por sus inclinadas calles empedradas resulta de lo más agradable. Su oferta gastronómica ha situado a Capdepera como una de las paradas favoritas del turismo foodie en Mallorca y no es para menos, ya que cuenta con restaurantes de alta cocina, como ‘Voro’ (2 Soles Guía Repsol), en los que se desarrolla un discurso gastronómico que se hunde en las raíces del territorio tanto como el patrimonio que lo rodea.

Rest Voro apertura ternera con remolachas y hojas aromáticas

La delicada gastronomía que se desarrolla en 'Voro' es de las más valroadas de la isla. Foto: Javier Fernández Ortega

5. Pollença

Pegado al mar y manteniendo la tradición mallorquina más esencial, Pollença es uno de esos pueblos en los que se ha sabido integrar el turismo que recibe la isla con el día a día de los vecinos. La tranquilidad que se percibe nada más llegar al municipio contrasta con su pasado como tierra de Templarios y donde los piratas ponían el foco para sus fechorías. Como testigo de los primeros destaca El Calvario, una enorme escalinata que corona la colina que fue propiedad de la orden y en la que se ahorcaba a aquellos que no cumplían con sus designios. En el montículo también se ubican los Jardines de Joan March y el Museo de Pollença, con obras de artistas internacionales y una interesante sección de prehistoria.

Los templarios fueron los primeros propietarios de esta colina que recibieron las tierras en pago por su papel en la conquista de Mallorca.

Por estas escaleras se sube hasta El Calvario. Foto: Javier Fernández Ortega

La localidad de Puerto Pollença, con Vora Mar, al final del paseo marítimo, como zona más auténtica, cuenta con una buena cantidad de alojamientos coquetos y restaurantes junto a la playa. La oferta gastronómica es tan variada como el origen de sus comensales, con sabores italianos en ‘Casa Vila di Mare’ o ‘Celler El Molí’, con predilección por arroces y carnes. Una de las mejores combinaciones para disfrutar del sol mediterráneo sin salir de los arenales de Pollença.

Pollença

Siempre hay tiempo para un descanso en la playa. Foto: Javier Fernández Ortega

6. Sóller

Sóller se descubre como una pequeña joya modernista en la montaña mallorquina. La mejor forma de llegar hasta esta delegación del art nouveau francés es hacerlo desde el tren que parte de Palma, atravesando los campos de cultivo y culminando en la estación de la localidad, que hace las veces de museo con sus salas dedicadas a Joan Miró y Pablo Picasso. Ya apeados del ferrocarril, el primer destino ineludible es la plaza de la Constitución, con la iglesia de San Bartolomé y el edificio del Banco de Sóller como foco de todas las miradas. Desde aquí se puede comenzar el itinerario por sus calles, en las que las casas de indianos y sus hermosos jardines van asomando en cada esquina.

La iglesia de San Bartolomé preside la ciudad mallorquina.

La famosa iglesia de San Bartolomé. Foto: Daniel Piquer

Mención especial merece el museo modernista de Can Prunera, donde se atisban las diferencias entre la corriente modernista que impera en Sóller con respecto al catalán y sus exposiciones acercan la obra de, entre otros, Joan Miró, Toulouse Lautrec o Paul Klee. Tras la visita, no hay que dejar escapar la oportunidad de probar las tartas del ‘Café Scholl’ o comprar alguna delicia en ‘Colmado la Luna’ antes de poner rumbo a Son Sang, el cementerio del municipio, en el que los elementos decorativos fúnebres también siguen esa línea de arte modernista.

Un museo modernista del más allá.

El modernismo se extiende hasta el cementerio. Foto: Daniel Piquer

7. Valldemosa

Inserto en plena Sierra de Tramuntana, el camino hacia Valldemossa muestra cómo la recoleta isla de Mallorca ofrece paisajes antagónicos con apenas unos kilómetros de distancia. Los olivares que rodean la localidad anticipan que se trata de un pueblo en el que la tranquilidad y el modo de vida de antaño aún perduran, un ritmo pausado que, unido a las virtudes de su clima, han atraído durante siglos a personajes ilustres. Sancho I, nieto del fundador de Mallorca Jaime I de Aragón; Frédéric Chopin y la escritora George Sand, cuya experiencia en la isla quedó plasmada en Un invierno en Mallorca; Rubén Darío, o Azorín han sido algunos de los huéspedes del gran icono arquitectónico de Valldemossa: la Cartuja. Aunque estas calles empedradas han seguido atrayendo a artistas durante las últimas décadas, con especial mención para Coll Bardolet, cuya fundación cultural tiene sede en el municipio.

Por los alrededores encontrarás numerosas rutas de bicis que conectan los pueblos con más encanto. Foto: Shutterstock.
Por los alrededores encontrarás numerosas rutas de bicis que conectan los pueblos con más encanto. Foto: Shutterstock.

Paseando entre las casas señoriales de Valldemossa o sus agrestes alrededores, uno entiende el por qué de esta elección. Naturaleza, historia y la calma propia del rural mallorquín se conjugan en armonía en este rincón de la sierra. Además, a este destino de slow travel se suma una cara gastro que promete satisfacer todos los paladares, como en su día hicieron con otros insignes. Cada pocos pasos se pueden degustar especialidades como la coca de patata -receta típica del pueblo y cuya mejor versión se encuentra en la panadería ‘Ca’n Molinas’-, un delicioso arròs brut o una pieza de porcella (cochinillo). En caso de querer alargar la escapada, el pueblo también cuenta con un buen puñado de hoteles aptos para todos los bolsillos, convirtiéndose en el campo base ideal para tomar cualquiera de las rutas de senderismo que cruzan las montañas.

En el Puerto de Valldemosa podrás probar el pescado fresco de la zona. Foto: Shutterstock.
En el Puerto de Valldemosa podrás probar el pescado fresco de la zona. Foto: Shutterstock.

8. Banyalbufar

Como si de una escalera se tratase, los bancales de Banyalbufar conducen la mirada directamente desde la colina sobre la que se distribuye el pueblo hacia las aguas mediterráneas. Con esta imagen recibe la localidad a los turistas que se acercan a conocer su encanto, que no se limita a este sistema de cultivo originario de los tiempos de población musulmana en la zona. Su colección de edificios históricos como la iglesia de Santa María (siglo XVII) y la casa de la Baronia se aúnan con sus calles empedradas y plazuelas en las que pararse a descansar y dejarse imbuir por su esencia particular.

Ciudades y pueblos con encnato en Mallorca Banyalbufar
Los balcanes de Banyalbufar son su elemento más distintivo. Foto: Agefostock

Apenas unos minutos bastan para llegar hasta la cala y puerto de Banyalbufar por el conocido como el Camí d’es Molí. Se trata de una de las zonas más especiales de todo el pueblo por sus aguas claras en las que disfrutar de una buena jornada de snorkel, eso sí, hay que llevar el calzado adecuado ya que se trata de una playa de rocas.

9. Artá

Al igual que otras localidades al este de Mallorca, Artá se ha visto condicionada a lo largo de su historia por los frecuentes ataques de piratería, condicionando su estructura y dejando un buen puñado de estructuras defensivas. La gran muralla que rodea el cerro de Sant Salvador y su fortaleza, del siglo XVI, son el mejor ejemplo de este pasado turbulento. Allí se encuentra también el santuario de Sant Salvador, uno de los imprescindibles del municipio, construido en el siglo XIX. Sin embargo, si hay un inmueble que acapara las miradas en Artá es, sin duda, la iglesia de Transfiguración del Señor, cuya larga construcción durante más de tres siglos ha resultado en una variopinta combinación de estilos arquitectónicos.

Ciudades y pueblos con encnato en Mallorca Artá
Nada más observar el perfil de Artá, uno entiende las necesidades defensivas del enclave. Foto: artamallorcatravel.com

10. Deià

El pequeño núcleo de Deià resulta idílico para quienes quieren desconectar en un entorno en calma y rodeado de la naturaleza icónica de la Sierra de Tramuntana y las mansas aguas del Mediterráneo. A pesar de situarse a unos diez minutos a pie, la cala Deià es uno de los lugares más populares entre los vecinos y los turistas de la localidad. Ya el escritor inglés Robert Graves supo ver las virtudes de esta playa pedregosa a la que acudía a diario cuando se retiraba a Mallorca para buscar la inspiración -de hecho, sus restos se encuentran en el cementerio municipal-, un espacio en el actualmente reinan sus dos bares-restaurante, donde disfrutar de una comida o cena en un enclave privilegiado.

deia

Deià es un pueblo paradigmático de la Sierra de Tramuntana. Foto: Sergio Lara

A pesar de que la oferta hotelera o de alquiler suele estar copada por europeos pudientes, el refugio ‘Can Boi’, adscrito a la red de refugios de Mallorca, se yergue como una alternativa asequible en la que descansar tras una jornada descubriendo el pueblo o tras una de las rutas que recorren la sierra.

calle deià

En Deià se puede encontrar el refugio 'Can Boi'. Foto: Sergio Lara

11. Fornalutx

Al abrigo de la sombra del Puig Mayor, el monte más alto de toda la Tramuntana, se ubica Fornalutx, uno de los pueblos con más encanto de la isla. Las clásicas calles empedradas y casas de roca de los pueblos serranos crean una estampa idílica propia de otras generaciones. Lo mejor es improvisar y pasear por las calles de uno de los Pueblos más bonitos de España para descubrir su iglesia medieval o la torre de defensa, del siglo XVII, que custodia el actual ayuntamiento. Aunque si se quiere profundizar en la historia de este municipio, el casal de Can Xoroi hace las veces de museo local y muestra a través de diversas fotografías cómo era la vida en este rincón de Mallorca en los siglos XIX y XX.

Ciudades y pueblos con encnato en Mallorca Fornalutx
El núcleo rural de Fornalutx transmite calma y sosiego nada más llegar. Foto: Agefotostock

Te puede interesar